Ropa bebe dyley consejos para afrontar la vuelta al cole

Ropa bebe dyley 5 consejos para afrontar la vuelta al cole

¡Cómo pasa el tiempo! Septiembre ya está en su recta final cuando, hace apenas unas semanas, todavía estábamos de vacaciones disfrutando del sol, las playas, o ese destino paradisíaco que habíamos elegido para disfrutar del verano. La vuelta al cole ya es una realidad para nuestros pequeños, y debemos ayudarles en este cambio tan repentino en su día a día.

Se trata de un momento crítico para muchas familias con niños en casa que vuelven a las clases o, en otros casos, comienzan sus primeros días en la guardería. ¿Cómo afrontar esta vuelta a la rutina? ¿Cómo ayudar a los niños en este momento tan importante de sus vidas? Presta mucha atención a estos cinco consejos.

1. Renueva su armario para la vuelta al cole

Con la vuelta al cole, llega una obligada renovación de armario para los más pequeños de la casa. Si tus niños van a comenzar o a volver a la guardería, es importante que eches un vistazo al catálogo de ropa de bebé Dyley, con monos y conjuntos ideales para empezar un año más con sus amigos y monitoras.

Si, por otro lado, los peques ya no son tan peques y van al colegio, conviene que lleven prendas nuevas cada inicio de curso escolar para que se sientan renovados y, además, cuenten con un elemento más que les haga sentir que están creciendo y avanzando con cada curso. En este punto puedes deleitarte con estos conjuntos de ropa de niña, también de Dyley.

2. Instaurar hábitos para despertarse a tiempo

Uno de los retos a los que se enfrentan tanto los pequeños como los papás en la vuelta al cole es retomar la rutina de madrugar para llegar a tiempo a la escuela. Durante el verano, los niños han tenido libertad para dormir un ratito más o, incluso, acostarse más tarde. Ahora es el momento de volver a la tónica anterior, esa que no gusta tanto pero que se puede lograr con hábitos regulares.

Es decir, acostarse a dormir nunca más allá de las 22:00 para despertarse con todas las energías sobre las 8:00. El horario varía en función del contexto de cada, pero clave es que los pequeños vean que toda la familia se involucra para sentirse parte de ello. Es decir, trataremos de irnos todos a dormir a la misma hora, y despertarnos también al mismo tiempo. De esta forma será más fácil despertarse a tiempo cada día y hacerlo con las energías renovadas.

3. Apostar por la comida saludable

En el contexto actual, las familias no prestan toda la atención que deberían en la alimentación de sus pequeños fuera de casa. En ocasiones porque no podemos, y en otras porque, simplemente, no nos quedan energías. Sin embargo, es un aspecto fundamental tanto en la salud de los niños como en el proceso de la vuelta al cole.

Tanto si los pequeños comen en el colegio como si no, debemos asegurarnos de que todo lo que coman durante el día sean alimentos saludables. Desde el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda y hasta la cena. La alimentación en la infancia marcará sus hábitos en el futuro, pero si nos centramos en la vuelta al cole, es importante su correcta nutrición para mantener las energías en una tarea tan exigente para ellos como ir al cole cada día.

Por ello, deberemos evitar los ultraprocesados y apostar por alimentos naturales y frescos como fruta, legumbres, verdura, carne o pescado, además de leche y abundante agua. No existe una rutina perfecta para la alimentación de los niños, pero introducir la comida saludable y mantenerlos activos día tras día será una combinación ideal.

4. Estudiar, una tarea divertida del día a día

Los pequeños deben tener su tiempo para disfrutar y pasarlo bien con los amigos en el parque por las tardes, viendo la tele en el salón esa serie infantil que tanto les gusta o incluso con algún videojuego. Entre todas sus opciones de ocio, para no descuidar el cole, debemos introducir los estudios como una tarea divertida más, un elemento más en su rutina por la tarde o el fin de semana que tengan ganas de llevar a cabo.

¿Cómo conseguirlo? Lógicamente, no es fácil, porque tradicionalmente el estudio siempre ha sido percibido como lo contrario a la diversión. Pero para los niños, si lo afrontamos de manera amena, puede resultar atractivo. Podemos conseguirlo instaurando un tiempo concreto de la tarde para hacer deberes o repasar alguna lección, y plantearlo como un juego o un reto en el que los pequeños se diviertan y, al mismo tiempo, sientan la satisfacción de alcanzar una meta.

Y de la misma forma que una persona adulta para trabajar necesita que su oficina esté adecuada, los niños también necesitan de un espacio de estudio que les ayude a concentrarse. Puede ser alguna habitación o rincón de vuestra casa que elijamos juntos, en el que colocaremos un pupitre, bolígrafos, lápices y todo el material que necesite para asociar ese espacio con las tareas del cole.

5. Establecer unas normas para el ocio

Por último, llegamos a un punto clave que puede marcar la tónica a seguir durante el curso. Si ya hemos hablado de instaurar hábitos para dormir el tiempo necesario, alimentarles bien y crear un espacio de estudio, debemos combinar estos objetivos con el de establecer normas para el ocio: ver la televisión, jugar a videojuegos, estar con los amigos del cole o del vecindario...

Para llevar esto de la mejor forma, podemos hablar con los pequeños y plantearles un horario o una cantidad de tiempo determinada para llegar a un acuerdo. Aunque al final los límites los pongamos los padres, hemos de hacer sentir a los niños que forman parte del proceso y que entiendan que llevar una rutina marcada en la que combinar ocio con responsabilidades no solo no está reñido sino que, por contra, es fácil y positivo.

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento.

New comment

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.